¿Por qué te Empeñas en Comprar?

182hjf6dlssu9jpg

Por mucho que nos gusta creer que los seres humanos tienen libre albedrío y actuar de manera totalmente racional, la ciencia a menudo nos dice lo contrario. Cuando se trata de desorden, la naturaleza humana puede intervenir y controlar nuestro comportamiento si hacemos algo tan básico como tocar un objeto.

En el libro “El poder del tacto”, el investigador James Lobo sostiene la idea de que cuanto más tiempo una persona toca un objeto, mayor es el valor asignado a dicho elemento. Estas conclusiones se derivan de dos estudios en los que las personas asistieron a una subasta y se les dijo que iban rematar una oferta de tazas de café. Antes de realizar la subasta de los artículos, los sujetos pasaron a una sala de inspección y observaron las tazas de café que iban a ser puestos a la venta. Los investigadores encontraron que “examinar un objeto por períodos largos de tiempo resultó en un mayor apego al objeto y por lo tanto la valoración que asignaron fue más alta.” Lo que significa que cuanto más tiempo una persona tocaba la taza de cafe durante el periodo de inspección, mas gusto tenia por comprar el objeto y por pagar incluso mas que el valor normal asignado a un objeto de este tipo.

Basta con tocar un objeto y pasar tiempo con el aumenta en gran medida la probabilidad de que un consumidor típico compre un producto, independientemente de si el consumidor tiene una necesidad o deseo previo para adquirir el producto.

Este hecho de la naturaleza humana es la razón por la que en tiendas minoristas salen en busca de tu atención para que puedas llegar a tocar la mercadería o los objetos en venta. Ellos quieren que te pruebes la ropa, que sientas la textura de un producto, y pases tiempo con un bien en venta (Haz ido a alguna prueba de conducción para comprar un auto?) ya que aumenta en gran medida las posibilidades de comprar sus productos.

Si eres alguien que lucha con el desorden o hacer compras innecesarias, es una buena idea para mantener esta ciencia en mente. En primer lugar, si estás llevando a cabo un proyecto de depuración y de re-orden, tener un amigo o un organizador profesional pueden ayudar a través de este proceso. Él o ella puede retener artículos por ti para que no sientas apego a ellos e inclusive después de un tiempo analizar si realmente lo necesitas. En segundo lugar, si tienes dificultades para mantener tus manos fuera de los productos en una tienda o almacén, tratar de hacer la mayor parte de sus compras en línea en la que no se puede tocar artículos promocionales. Si necesitas ver un producto en persona para evaluar adecuadamente su valor, haz previamente una lista de compras de lo que necesitas. Regula y toma conciencia de tus necesidades así no tendrás que comprar algo que no esta en la lista.

(via lifehacker)