Dejar ir

“He aprendido que dejar ir es un proceso activo y continuo. El supuesto por defecto es que queremos ser interrumpidos: Las notificaciones están habilitadas, los timbres no están en silencio, y los recordatorios están activados. Para deshacerse de esas cosas y reducir las distracciones, tienes que tomar una decisión y mantenerte en ella”.