Cuando todo está en contra

Cuando tus amigos no están a favor del tener un estilo de vida minimalista.

Cuando tu familia no comparte tu punto de vista de llevar las cosas de manera simple.

O si en el trabajo las cosas que no van por el flujo de pensamiento que tantos resultados te ha dado.

Primeramente respira. En segundo lugar simplemente déjalo ir. 

Las cosas que te dan resultado las estas disfrutando constantemente. Vivimos el resultado de los las desiciones que hemos tomado. Y si hemos decidido ser minimalistas pues primeramente disfrutemos serlo. Sintamos esta libertad que hemos logrado en cada reto que vamos venciendo. 

Mucha gente no va a estar de acuerdo o nos va a decir que somos locos por vivir con pocas cosas. Allá ellos! Hemos tratado de compartir con mucha gente las cosas que hemos aprendido y si estas personas se portan reacias o nos empujan a nuevamente vivir atados a muchas pertenencias físicas y sentimentales. Hablemos con las personas que nos re-conectan con nuestros ideales, con nuestros objetivos o con personas que nos ayudar a enfocarnos nuevamente en la manera en que nos gustaría vivir. Abramos ese libro que nos transforma a ser una persona con menos complicaciones o revisemos los videos en youtube de ese vlogger que tanto nos ha inspirado. Pero hagámoslo! 

Continuemos en ese camino de disfrutar los beneficios de tener menos.