Cómo apreciar tus cosas y comprar menos

Cómo apreciar sus cosas y comprar menos

1. Entiende por qué compras

¿Como te hace sentir ir de compras? Feliz? Importante? Rico? Imagina encontrar algo en una tienda, o imagina comprar algo de tu lista de deseos. ¿Te hace sentir emocionado? ¿Por qué? En cuanto a mí, las cosas que compro me hacen sentir inspirado, enérgico y emocionado. Cuando compraba algo regresaba a casa lo mas pronto que podia a desempacar mis cosas nuevas. Entonces usaba mis cosas nuevas religiosamente durante aproximadamente una semana. Y entonces la emoción se iba.
A veces ni siquiera desempacaba mis cosas nuevas y las dejaba ahí en bolsas durante semanas antes usarlas. Y a veces nunca utilizaba lo que había comprado o jamas me vestía con lo que había adquirido. ¿Suena familiar?
Creo que es el acto de comprar cosas nuevas, y no las propias cosas que me hacían sentir bien. Comprender como funciona para ti este proceso te ayudara a romper este habito.

2. Busca otros sustitutos

¿Qué otra cosa en la vida te hace sentir de esta manera? Como el objetivo principal aquí es para liberar algo de tiempo, tratar de encontrar algo que es gratis. Leyendo blogs por ejemplo me hacia sentir de la misma manera como cuando hacia compras impulsivas. Me inspira, aumenta mi energía y me siento interesante y emocionado. La decoración y depuración de mi casa tiene el mismo efecto mismo. Así que cada vez que sentía con ganas de ir de compras empezaba a realizar la actividad que mas me renovaba las energías y me regresaba a mis objetivos. Otras cosas que podrían ser sustitutos podría ser un tratamiento de spa en casa, hacer una tabla de inspiración en alguna pared de tu casa o en Pinterest, la creación y elaboración de algo con tus propias manos, sal y encuentra algo que funcione para ti.

3. Limpiar el desorden

Es mucho más fácil de apreciar sus cosas cuando se puede ver. Deshazte de todo el desorden, las cosas que no necesitas y artículos que ha comprado, pero nunca utilizados. Trabajar de forma sistemática y revisa todas las superficies, armarios y cajones. Si es difícil de deshacerte de algo que realmente no necesitas o usas, considera la posibilidad de dar a la caridad o mantenerla durante un período limitado de tiempo, digamos dos meses. Si no lo has usado por entonces, sólo dile adios a ese objeto, créeme que te vas a sentir mejor.

4. Muestra lo que tienes

Cuando ya tengas algunas superficies limpias y libres de objetos empieza por poner las cosas que significan más para ti en ellas. Rodéate de cosas que sientas que reflejan y refuerzan tu personalidad. Pon la ropa que te hacen sentir bien delante de tu armario. Coloca los regalos recibidos de amigos y familiares donde se pueden ver y que te recuerden grandes momentos. Si realmente eres feliz con esas cosas que ya tienes y aprecias no te veras tentado por comprar mas cosas.

5. Calcula tu prioridades de compra

Todos tendemos a pensar que “si compro esto – entonces voy a ser feliz” o “Si consigo que – entonces seré capaz de realizar ese sueño”, y así sucesivamente. Recuerda que las cosas mismas no te hacen feliz. Las cosas que adquieras pueden únicamente dar una chispa pequeña de ilusión, pero la verdadera felicidad tendrás de encontrarla dentro de ti. Que tal si haces una lista de cosas que crees que debes dejar de comprar. Y luego haz una lista de cosas que esta “permitido” comprar para comprar y que contribuirá a tu felicidad real, no sólo te dará una chispa pasajera de ilusión.
Te dejo con una sección de este post en ingles que es parte del blog de Leo Babauta que puedes usar como guía de compras personales.

Cuando pienses en tus cosas o quieras comprar algo nuevo, ten en cuenta los siguientes parámetros:

Trae la belleza a tu vida y despierta tu alma?

Es compatible con tu pasión o hobby?

Ayuda a traer a amigos y familia en una forma creativa y significativa?

Te educa e ilumina?

Te hace la vida profundamente simple para que puedas seguir las cosas más significativas?

Ayuda a alguien que está enfermo o incapacitado?

Es útil y necesario para la vida del día a día?

Es parte de una tradición significativa o un recordatorio de un evento especial?”