10 Cosas que no te Dejan ser Feliz en el Trabajo

rain-skyline_1940x900_33962

Tal vez has caído en ciertos hábitos. Tal vez has dejado de prestar atención. Tal vez te haz hecho solamente un poco perezoso. Y ahora te estás comprometiendo con esos hábitos y te estas reafirmando en ellos. O simplemente estas volando en piloto automático infeliz.

La felicidad, ya sea personal o profesional, es a menudo una cuestión de restar y no sumar. Esto se hace especialmente cierto cuando evitas:

1. Asumir que tu pasado determina tu futuro.
Todos tenemos limitaciones. Todos tenemos desafíos. Todos cometemos errores. Pero no te veas limitado por ellos – aprender de ellos.

Más fácil decirlo que hacerlo? Todo depende de tu perspectiva. Comete errores: Cuando algo sale mal, convierte la situación en una oportunidad para aprender algo que no sabias, especialmente sobre ti mismo. Y cuando algo va mal para alguien más, cambia la situación en una oportunidad para tener piedad, perdón y comprensión. También es importante dar apoyo. Dónde has estado, lo que has hecho y todo tu pasado fue solo un entrenamiento. Tu pasado es una información sobre ti pero nunca debe definir quien eres. Déjalo ir.

2. Chismes/Cotilleo.
Es difícil resistirse a la primicia. Averiguar las razones detrás de las decisiones de alguien, las motivaciones detrás de las acciones de alguien,  y mucho menos si Andrea está realmente saliendo con Marco del área de contabilidad – Esas conversaciones son difíciles de resistir.
Por desgracia, es muy probable que la persona que chismea acerca de otras personas también está chismeando acerca de ti. Y de repente el chisme no es tan divertido. La próxima vez que sientas la tentación de hablar de alguien, piensa lo que vas a decirle a esta persona. La próxima vez que alguien comienza a hablarte acerca de otra persona, disculpare y retírate. No te preocupes sobre perder el respeto de un chismoso; cualquiera que esté dispuesto a los chismes no respeta otras personas de todos modos.
Si lo que deseas es realmente compartir la información interna, habla abiertamente sobre tus propios pensamientos y sentimientos. De esa manera, no estas dedicándote a cosas ajenas. Estás siendo genuino.

3. Decir que sí cuando quieres decir no.
Negarse a una petición de tus colegas, clientes o incluso amigos es muy difícil. Pero rara vez decir “NO” resulta ser peor de lo que esperas. La mayoría de la gente va a entender, y si no lo hacen, qué te importa demasiado acerca de lo que piensan?
Cuando dices que no, te sientes mal por sólo unos pocos momentos. Cuando aceptas hacer algo que realmente no quieres hacer, puede que te sientas mal por mucho tiempo, o por lo menos el tiempo que te lleva hacer lo que no quieres hacer.
Practica decir No. Con el tiempo se hace más fácil decirlo y te aseguras de que puedas centrarte en hacer lo que realmente tienes que hacer – para ti y para otras personas.

4. Interrupción.
Cuando se interrumpe a alguien, lo que realmente estás diciendo es: “Yo no prestaba atención a lo que estabas diciendo. Estaba pensando en lo que quiero decir, y lo que quiero decir es tan importante que hay que escucharlo ahora”.

Quieres mejores relaciones profesionales? Y quieres mejores relaciones personales? Pues entonces escucha lo que dice la gente. Concéntrate en lo que dicen. Haz preguntas para asegurarte de que entiendes lo que esta en frente tuyo.
Otras personas te lo agradecerán y te va a encantar cómo te hace sentir.

5. Llegar tarde.
Lo sé. Estás muy ocupado. Siempre estás corriendo de un lugar a otro. Y tienes un montón de stress sobre ti. Siempre llegas tarde, otras personas asumen que piensas que es más importante tu tiempo que el tiempo del resto. Aunque tal vez pienses que no puedes evitarlo, llegar tarde es una elección. Realmente tu te permites llegar tarde.
Mañana, comienza tu día un poco más temprano (no te va a matar). Luego llega temprano a tu primer evento programado. No te preocupes sobre la posibilidad de perder el tiempo – sólo planifica el futuro y lleva contigo lo que necesita para usarlo en las distintas actividades que harás en el día.
Te prometo que te sentirás mucho menos estresado, y como resultado, tendrás más concentración, serás más creativo, más decidido, estarás más presente en lo que haces.

6. Resentir.
Recuerda lo que dijo Nelson Mandela: “El resentimiento es como beber veneno y después creer que va a matar a tus enemigos”. Lo mismo vale para la amargura, los celos y el disgusto. Deja que los sentimientos negativos se vayan. Cuando te aferras a la mala voluntad, la única persona que pierde eres tú.

7. Decidir que simplemente no tienes tiempo.
Todos conocen a alguien que esta haciendo más cosas que las otras personas.¿Cómo estas personas lo hacen? Ellos no deben tener vida. En realidad, tienen una gran vida. Han descubierto lo que es importante para ellos, y están haciendo estas cosas importantes para ellos simplemente sucedan. Averigua lo que es importante para ti. Tira lejos y elimina todas las cosas que no lo son. Entonces ahí tienes que hacer que las cosas importantes para ti sucedan.

Todos nosotros estamos teniendo la misma cantidad de tiempo. La única diferencia es la forma en que la usamos.

8. Encajar
Aunque industrias enteras se basan mantener un punto de vista totalmente opuesto, nadie te quiere por la ropa que usas, el coche que conduces, o la casa en que vives. No le gustas a nadie por tu título, tampoco. Todas esas son cosas. Otras personas pueden, de hecho, pueden gustarles tus cosas, pero eso no quiere decir que tu les agrades o te aprecien realmente.
Sea tu mismo. Cuando dejas de tratar de encajar o dar cierta impresión, es posible que pierdas un número de conocidos … pero vas a ganar verdaderos amigos.

9. Ignorar a tus padres.
De la misma manera que nadie acostado en su lecho de muerte, dice: “Me hubiera gustado pasar más tiempo en el trabajo”: Yo no conozco a nadie que haya perdido, por ejemplo a su padre y luego dijo: “Yo estoy triste, pero no hay problema, yo realmente siento que pasé bastante tiempo con él”.

Todo el mundo quiere más tiempo con sus amigos y gente que quiere… cuando ya es demasiado tarde.
Tus padres te conocen, y todavía te quieren; Dales una llamada. Te extrañan. Y aunque es posible que no lo tomes en cuenta o no lo aceptes, tu los extrañas mucho.

10. Espera.
Franklin Roosevelt tenia parcialmente la razon. Es cierto que “La única cosa que tenemos que temer es al miedo mismo”, pero cuando llegas a fin de cuentas, una mejor frase podría ser: “Lo único que tenemos que temer es a nosotros mismos.”
¿Por qué? Todos tenemos miedo. Tenemos miedo de lo que podría o no suceder. Tenemos miedo de lo que no podemos cambiar. Tenemos miedo de lo que no vamos a ser capaces de hacer. Tenemos miedo de lo que otros nos pueden percibir.
Tenemos miedo.
Y eso hace que sea fácil de dudar, esperar el momento adecuado, decidir que tenemos que pensar un poco más o hacer más investigación o explorar algunas alternativas más.
Mientras tanto, días, semanas, meses e incluso años pasan. El tiempo pasa y no regresa.

Y también muchas veces lo hacen nuestros sueños.
No dejes que tus temores te detengan. Lo que has estado planeando, lo que has imaginado, lo que has soñado, empezar a trabajar y a hacerlo realidad hoy mismo. Si deseas iniciar un negocio, da el primer paso. Si deseas cambiar de carrera, da el primer paso. Si deseas ampliar o entrar en un nuevo mercado o el diseño de nuevos productos o servicios, debes dar el primer paso. Pon tus miedos a un lado y empieza a trabajar. Haz algo. Haz cualquier cosa.
El Hoy es precioso. Una vez que llegue el mañana, el hoy se irá para siempre. Hoy es el bien más preciado que todos poseemos. Perder el tiempo es una cosa que realmente tiene sentido temer.